Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

PENSAR

"No estás separado del Todo. Tú eres uno con el sol, la tierra, el aire. Tú no tienes una vida, tú eres la vida."

  

Eckhart Tolle

 

 

ENERGÍA, LUZ E INFORMACIÓN

Todos nosotros estamos formados por células; éstas a su vez por moléculas y las moléculas son vibración de la energía que fluye en todo el universo.

 

Archivos

FRASES

Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta.

Carl Young

 

"La incertidumbre de las cosas no despierta miedo en quien está en la conciencia de la Unidad, pues está seguro de sí mismo. La voz de la verdad interior dice: Abrazo a lo desconocido porque me permite ver nuevos aspectos de mí mismo."

Deepak Chopra

VIDEOS

 

 

 


 

Categorías

1 agosto 2013 4 01 /08 /agosto /2013 22:25

 

CONCIENCIA CELULARCONCIENCIA

Nuestro cuerpo es una máquina perfecta a las órdenes de nuestra voluntad. Como un ordenador que contiene una serie de documentos y programas, así nuestra biología responde a nuestra intencionalidad.

Somos mucho más que un cuerpo denso. Éste contiene la esencia de nuestra espiritualidad, encontrándose en cada rincón y en cada célula de nuestro organismo. Todo lo que vivimos, experimentamos, pensamos y sentimos queda almacenado en nuestra conciencia, pero ésta no se encuentra en nuestra mente, sino en cada una de nuestras células, como si todo lo que “entrara” en nosotros, se archivase una copia en cada célula, porque cada una de ella alberga una conciencia, la que habita en nosotros en  nuestra mente, como si de ella reprodujera una copia y la enviara a cada parte de nuestra esencia biológica más pequeña, ¡Nuestras células contienen una conciencia según somos, mostrando, si pudiésemos analizarlo, al verdadero ser que estamos manifestando a cada instante! Esta conciencia puede modificarse, y en el fondo así es, según nosotros vamos evolucionando.

 Lo que atraemos en nuestra vida está en consonancia al grado de conciencia que tenemos. La visión del mundo que tenemos nos lleva a identificarnos con un tipo de energía u otro, hecho que hace entrar en acción la ley de atracción: “aquello en lo que crees y manifiestas, atraes a tu vida.”

Muchas veces no entendemos porque la vida nos da o quita tal situación y otra. La ley de Atracción. Hay una ley universal conforme energías iguales se atraen, pues bien, las energías que vibran igual o parecido sintonizan entre sí y se atraen.

 Todo nuestro cuerpo a través de las irradiaciones energéticas de nuestras células emitidas por el nivel de conciencia que habita en sus interiores emanan a nuestro entorno un tipo de vibración y ésta atrae y absorbe más de lo mismo. Preocupación atrae preocupación, así como desconfianza, recelo, escasez y todo desequilibrio por una falta de amor, más de lo mismo; pero también la alegría, la auto estima, la confianza, la paz y serenidad, así como prosperidad, también atrae más de este tipo de energía. Recordad: energías iguales se atraen.

Gran parte de la humanidad todavía ve al ser humano como un individuo de forma, denso y limitado. Ignoran la verdadera esencia que habita en él: su divinidad. Nuestro cuerpo, soporte para ayudar a evolucionar a nuestra alma es una con ella. No hay diferencia entre la materia que nuestros ojos ven y la energía espiritual de nuestro ser.

 Todo es energía. Toda materia es energía y el soporte energético de nuestra materialización, realización y perfecta salud se encuentra en cada una de nuestras células. Ellas contienen la chispa de nuestra divinidad, una conciencia que abre las puertas de nuestra plenitud o absoluta limitación. Nuestros pensamientos, palabras y actitudes ante la vida son las órdenes que activan el grado de conciencia de nuestras células. El pensar y decir constantemente: “yo no puedo porque ya soy viejo” da las órdenes de limitación, dolor e impotencia a nuestro cuerpo para que no pueda hacer ciertas cosas ante la vida que sí puede hacer para continuar su camino de Ascensión. El ser positivo, tener fe y confianza da las órdenes a cada una de nuestras células de”¡Adelante, lo conseguiremos!”, y nuestras células actúan a nuestro favor para que así sea. “El envejecimiento es fruto de nuestras limitaciones adquiridas en un pasado”.

 Nuestras creencias y pensamientos están en acuerdo con nuestro grado de evolución. Si los cambiamos, nuestra actitud ante al vida será diferente y podremos disfrutar y ser más felices en nuestro proceso actual.

Nuestro cuerpo reacciona según las órdenes que le vamos dando a través de nuestras expresiones y manifestaciones. La vida no depende del azar, depende de nosotros mismos: según lo que somos, atraemos. Recordad la ley del universo de energías iguales: ¡”se atraen!”.

 Nuestro cuerpo no es solo físico, es espiritual. Por eso, se emociona, llora, ríe y se enfada según vemos o sentimos, porque sintonizan nuestras células con las emociones y nuestros sentimientos. El motivo es uno: Tienen conciencia. Ellas hacen que deseemos vivir o sintamos que la vida no vale la pena vivirla. Somos nosotros que les estamos dando estas órdenes según nuestra visión de la vida. Energías iguales se atraen.

 Tu ser atrae aquello en lo que cree y siente. ¿Qué tal si cambiamos nuestra actitud y visión de la vida por una de más amorosa, positiva y amable empezando por nosotros mismos? Nuestras células recogerán este nuevo mensaje y atraerán más de lo mismo.

Tú, amado ángel que estás leyendo estas palabras, no es porque sí que así sea. Abre tu conciencia y tu corazón y sabrás que eres un Ser Superior en una experiencia terrenal donde la primera sensación es de limitación. Aparta el velo que ofusca tu condición humana y date cuenta del verdadero ser que hay en ti. Dios se encuentra en ti. Tú eres energía del universo. Tú erres Amor, Luz y Conciencia.

 Tu cuerpo y la vida siempre quieren darte la razón. Recuerda: aquello en lo que piensas y sientes, atraes hacia ti. No desvirtúes la belleza de tu vida. ¿Querría Dios, siendo a su imagen, que fueras y te manifestases limitado? Tú eres mucho más de lo que ves en ti y de ti. Tú eres un Ser Superior en un proceso de recordar tu verdadera naturaleza.

Da a tus células el alimento espiritual, no solo físico, que necesitan. Sanar tu conciencia celular elevará tu alma y tu espíritu.

 

Que el Amor y la Paz sean en ti.

 

Jordi Morella

 

 

Repost 0
Published by jjdiaz - en ENERGÍA
Comenta este artículo
27 junio 2012 3 27 /06 /junio /2012 13:37

 

PODERES MENTALES. LA ILUSIÓN DE LA REALIDAD

 ATOMOS

Nuestros sentidos nos engañan. Aparentemente la Materia es Sólida , pero la verdad es que la Materia NO EXISTE, en realidad Todo es Energía.

Como bien descubrió nuestro gran apreciado Albert Einstein: E=MC2

Tomas una cantidad Inmensa, casi podríamos decir infinita , de Energía y la aprietas hasta formar una Bola de Energía a la que llamaremos Electrón.

Tomas otro tanto de energía, la agrupas, y consigues dos bolas más de energía: Un Protón y un Neutrón.

Tomas unos cuantos Neutrones, Protones y Electrones y los unes entre sí por energías electromagnéticas y consigues un Átomo.

Tomas una cantidad de Miles y Miles de Millones de Átomos y tenemos

¡¡Tu cuerpo!!

Miras una mesa y crees ver madera sólida, pero en realidad es un grupo de muchísimos Átomos unidos por Fuerzas de Energía Electromagnética.

Si miras esos átomos más atentamente, verás que el 99% de ellos es Vacio . Si comparásemos un átomo con una Catedral, tendríamos que flotando en medio de la catedral hay unas pelotitas de energía del tamaño de pequeñas canicas que flotas gracias a Fuerzas de Energía Electromagnética.

Los electrones serían bolas de energía del tamaño de Cabezas de Alfiles y estarían volando a toda velocidad por la catedral. En toda la catedral sólo habría un puñado de esas bolitas de energía.

¿Y qué mantiene a los electrones dentro de la catedral? ¡Más Energía! Fuerzas de Energía Electromagnética que actúan como pegamento y lo mantienen todo unido.

¿Lo ves claro?

Los Electrones son Energía, los Protones son Energía, los Neutrones son Energía, hasta el pegamento que lo mantiene todo unido es Energía.

Tú tocas la mesa y tus manos te dicen que la mesa es solida , que es materia , pero es Mentira. Es una Ilusión. En realidad la mesa es Energía. Una cantidad Casi Infinita de Energía que tiene la forma de mesa.

Lo que tu Sientes son esas Fuerzas de Energía Electromagnéticas que impiden que los Átomos de tu mano se mezclen con los de la mesa.

De hecho ¿Qué es tu mano?

Mírala.

Tus Ojos Te dicen que es Materia Solida. Pero en realidad está formada de Átomos, es decir, de pelotitas de pelotitas de energía .

Si lo piensas un poco verás que TODO TU ERES ENERGÍA, una Cantidad casi infinita de Energía.

Lo que sientes son Fuerzas Electromagnéticas que impiden que la Energía tú, se mezcle con la de la mesa.

¿Y lo que ves? Lo que ves es también Energía. La Energía Electromagnética que llamamos Luz . Es decir, diminutas pelotitas de energía que llamamos quantums . Pelotitas de energía que han sido lanzadas desde el Sol.

Esas pelotitas Chocan contra los escudos de Fuerzas Electromagnéticas de la mesa y rebotan hasta tus ojos.

¿Y qué es lo que escuchas? Lo que oyes son también ondas de Energía, vibraciones que se transmiten por los Átomos del Aire.

¿Crees que lo que oyes es sonido ?¿Crees que lo que ves es una mesa?

¿Crees que lo que Sientes es Materia?

No, en Realidad TODO ES ENERGIA. Es tu Cerebro quien interpreta todas esas Señales de Energía como Sonido , mesa y materia .

Si piensas durante un momento, te darás cuenta de que en realidad Todo es Energía. Y que si sientes, ves y escuchas las cosas como lo haces, es porque tu CEREBRO ha Anclado esas señales de Energía de esa manera.

¿Te das cuenta?

Si resulta que la madera no es Solida , sino que eso es una interpretación que nuestra mente hace de la Energía.

Si resulta que lo que vemos no son cosas, sino pelotitas de energía que rebotan sobre escudos de energía. Y que el sonido es otra forma de energía.

Entonces veremos que en Realidad lo que Vemos , Sentimos y Oímos en Realidad no es así, sino que nuestra mente genera una ILUSION que nos hace creer que las cosas son así.

La Realidad es que TODO ES ENERGÍA. Si imaginas la energía como una especie de nube de luz blanca, entonces la Realidad sería una Gigantesca Nube Blanca de Energía.

Así que si las cosas, EN REALIDAD, no son como las ves , las sientes y las escuchas , sino que estamos viendo una Ilusión. Entonces ¿Cuánto de lo que creías ilusión será Real?

Lo que creemos ver , sentir , Oir , etc, son En Realidad Anclajes que nuestra Mente ha creado en su interior.

Tocas la madera y crees sentir el suave tacto de la madera. En Realidad la masa de Energía que te Forma, Choca con la masa de Energía que forma la mesa. Ambas Energías Electromagnéticas chocan y se Repelen igual que se repelen los polos iguales de u n imán. Tu cerebro a asociado ese tipo de Choque al material al que has Anclado en tu interior con el nombre de Madera .

Una Ilusión verdaderamente buena, pero una Ilusión al fin y al cabo, pues en realidad lo que crees sentir es un Anclaje y lo que crees ver es otro Anclaje ¡Una interpretación de tu Mente!

¿Comprendes?

¿Podría tu mano atravesar la mesa?

El sentido lógico podría decirnos que no ¿Por qué nos diría que no?

Porque estamos tan acostumbrados a pensar que tu mano y la mesa son materia, que nos olvidamos queEN REALIDAD son Energías.

Para dejar los prejuicios a un lado, tomemos una onda de Energía, como la Luz Visible. La Luz no puede atravesar un muro de piedra pues su frecuencia de vibración es la misma que la del muro. Para probar esto en la práctica, enfoca una linterna contra un muro de ladrillos, verás que la Luz no llega a la otra habitación ¿verdad?

Esto ocurre así porque si miramos el Espectro Electromagnético, veremos que la luz vibra a una longitud de onda de entre 200 y 800 nm.

Ahora imagínate que reducimos sólo un poco esa frecuencia de vibración, hasta por ejemplo los 900 nm. Entonces tus ojos dejarán de ver esa luz, pues entraremos en el espectro Infrarrojo. Entonces tu piel comenzará a sentir esa energía como calor,pero tú no te dejarás engañar porque sabes que EN REALIDADes exactamente el mismo tipo de Energía Electromagnética, sólo que vibrando más lentamente.

Entonces, si el muro es lo suficientemente fino, al otro lado podremos ver esa onda infrarroja como un calentamiento del muro.

¿Cómo comprobar esto en la práctica?

Coloca una estufa junto a un muro de ladrillos. Esa estufa está emitiendo ondas electromagnéticas infrarrojas (iguales a las de una bombilla que da luz visible, sólo que las ondas de la estufa son algo más lentas). Si el muro es lo suficientemente fino, entonces podrás sentir el calor al otro lado del muro de ladrillos. Así podrás comprobar que esa Energía Electromagnética está comenzando a poder atravesar el muro, porque las frecuencias de vibración están comenzando a ser distintas.

Ahora bajemos aún más esa frecuencia de vibración hasta los 2,1 Ghz.

¿Qué pasará? Que como la frecuencia de vibración de esa onda será totalmente distinta a la del muro, entonces la onda ignorará completamente el muro y lo atravesará.

Para probarlo enciende tu teléfono móvil y enciérralo dentro de una habitación. Hazle una llamada con otro teléfono móvil y verás que podrás conversar como si no existiera dicho muro ¿Por qué? Porque la frecuencia de vibración de la Energía que forma el muro, vibra a una velocidad distinta (mucho más rápida) que la señal electromagnética del teléfono móvil.

Por esa razón las dos energías no Chocan en el continuo Espacio Tiempo y una puede atravesar la otra.

Si comprobamos la Luz, con la energía que transporta la voz en tu teléfono móvil, veremos que EN REALIDAD las dos Energías son EL MISMO TIPO DE ENERGIA ELECTROMAGNETICA. La única diferencia es lo rápido que vibran.

Si la frecuencia de vibración de esa Energía Electromagnética es igual que la de un muro, entonces ambas energías chocan en el continuo espacio tiempo. Y como resultado se produce la ilusión de la Solidez.

Si tu frecuencia de vibración varía hasta ser lo suficientemente distinta, entonces ambas energías podrán atravesarse la una a la otra sin problemas.

Después de todo, recuerda que el 99% de los átomos es vacio, (recuerda la imagen de la catedral con las pelotitas de energía flotando en su interior)

Lo mismo ocurre con tu cuerpo. La energía que forma los Átomos de tu cuerpo está vibrando a la misma Velocidad (frecuencia) que el Muro, por eso tu mano y el muro Chocan y puedes sentir el muro. Si variases la frecuencia de vibración de tu Energía, entonces podrías Atravesar el muro como ocurría con la Onda Electromagnética.

¿Te das cuenta?

En realidad tu cuerpo, la Energía que forma tu cuerpo, está variando TODO EL TIEMPO su frecuencia (su velocidad de vibración). Tu velocidad de Vibración es distinta cuando estás contento, a cuando estás triste. También cuando varía la temperatura de tu cuerpo, varía la frecuencia a la que emite esa Energía Electromagnética que llamas calor , así que ahí tienes otro momento en que tu vibración está variando.

Si tu vibración variase lo suficiente, entonces podrías atravesar muros igual que lo hacen las ondas de Radio (Que son otra frecuencia de vibración de las energías electromagnéticas) y podrías librarte de la gravedad y de volar como un pajarito.

Así pues ¿Por qué no haces esas cosas?

Por dos razones.

La primera es porque jamás te han enseñado como se hace. Que tú no sepas hablar Chino, no significa que mil millones de personas no sepan hacerlo.

Y segundo, porque has crecido tan metido en la Ilusión que te proporcionan tus sentidos que al final te has acabado creyendo que la materia es solida y etc..

En Realidad, todas esas cosas que crees son Anclajes que hay en tu Subconsciente. Puedes ser Opiniones, Creencias, Convicciones o Improntas, pero no dejan de ser Anclajes.

La Fuerza con la que tú Crees Algo, se mide en Opiniones, Creencias, Convicciones o Improntas.

Naturalmente, si combinas los Anclajes de cierta manera, entonces obtienes una Estrategia Mental.

 Por hermandad blanca

Repost 0
Published by jjdiaz - en ENERGÍA
Comenta este artículo
2 diciembre 2011 5 02 /12 /diciembre /2011 18:10

Energia Color 800¿Qué es la Energía?

Fuente: Un Manual para la Ascensión, por Serapis (Toth, Hermes Trismegisto)

Cada uno de ustedes posee un número de cuerpos. Ustedes están bien familiarizados con uno de ellos, el cuerpo físico, pero mucho menos con el cuerpo emocional, con el mental y con el espiritual. Todos estos cuerpos están compuestos de energía, pero esa energía no pertenece al espectro electromagnético con el cual están familiarizados, como la luz, las ondas de radio y los rayos X. Hablo de la energía que subyace, que se encuentra detrás, de esta energía que te es familiar; y detrás de lo que llamas la materia. No puede ser detectada por los instrumentos de tus científicos porque esos instrumentos también están hechos de materia y ningún instrumento puede detectar frecuencias más elevadas que aquellas de las cuales está hecho.

La energía de frecuencia más elevada es la energía de la Fuente. Es la energía, a partir de la cual, se deriva la energía de la tercera dimensión, como la luz, por ejemplo. Pero toda energía es un continuo y, para fines de nuestra discusión, podemos pensar en ella bajo la forma de infinitas cantidades de "unidades", cada una consciente, a su propia manera. Estas unidades de energía acuerdan participar en esquemas de consciencia de un orden muy elevado, tales como yo mismo o como las células de tu cuerpo. La energía forma lo que tú y yo somos; y su estado de alerta constituye, a su vez, la base de la consciencia que tenemos acerca de nosotros mismos. Es de lo que estamos hechos. En retorno, nuestro sentido de ser organiza las unidades de energía y provee de una estructura sicológica para ellas, mediante la cual las unidades se pueden expresar a sí mismas.

El universo está organizado para permitir que unos estados de ser de energía, tales como yo mismo, puedan desempeñar una función. Cualquier nombre que usemos hace referencia a la función que estemos desempeñando cuando nos estamos comunicando con ustedes y ninguno de ellos implica que haya identidad alguna dentro del ESPÍRITU. Cualquier nombre que usemos tiene apenas el único propósito de ser conveniente para la comunicación con tu mente consciente. A pesar de que soy consciente de ser energía pura del ESPÍRITU, no me considero a mí mismo como poseedor de ninguna otra identidad distinta a la función que desempeño. Soy la energía que constituye el estado de ser denominado la función de Serapis, en este momento; pero esta energía se está elevando y cambiando constantemente.

Ustedes pueden imaginarse, para esta explicación, que la energía está dividida en octavas, ocupando la Fuente la octava más elevada y el plano físico, la más baja. Yo, y otros niveles de tu ser, existimos y desempeñamos nuestras funciones en estas octavas. Imagínatelas como si fueran las varias bandas de tu radio de FM y como si cada ser, tal y como yo, fuera una estación en particular. Cada banda capta un rango diferente de frecuencias; pero cada uno de nosotros operamos en todas las bandas. Ocupamos la misma posición relativa, en el dial, en cada banda, elevando progresivamente la frecuencia. O para usar la analogía del teclado de un piano, uno está hecho de la misma nota relativa en cada octava del teclado, siete en este caso. Si tus notas individuales, dentro de cada una de las siete octavas, fueran tocadas simultáneamente, el sonido resultante sería la totalidad de tu ser: un sonido muy hermoso.

Recuerden que estas analogías ni siquiera se acercan a poderles transmitir la verdadera historia. Hay muchas bandas y un número infinito de notas en cada una. También, en estos niveles, se la pasan ustedes permanentemente mezclándose con otras energías para realizar ciertas funciones.

No sólo mi ser está compuesto de energía, sino que cualquier cosa que concibo se manifiesta través de la ulterior organización de unidades de energía. Cuando voy a crear algo, desde un átomo hasta una galaxia, primero proyecto un campo receptivo, análogo al espacio, y luego irradio unidades de energía en su interior, organizadas de acuerdo con mi intención o con mis formas de pensamiento.

La única manera de crear algo es organizando este suministro ilimitado de unidades de energía, de acuerdo con la intención. Así pues, el ser que conozco como yo mismo, más todo aquello que creo o destruyo, está compuesto de energía. De nuevo, está energía no es ni el calor ni la luz que ustedes conocen, sino una energía mucho más sutil, más parecida a la energía de uno de sus pensamientos.

Esto genera muchas preguntas interesantes acerca de las dimensiones de la energía, como la naturaleza del espacio y del tiempo.

EL ESPACIO

Dije que proyectaba un campo receptivo, análogo al espacio, en cuyo interior yo irradiaba unidades de energía de acuerdo con mi intención. Este es un orden de espacio mucho más elevado que el espacio físico y, en términos de ustedes, no se necesitaría ningún espacio en absoluto. Pero él sería, sin embargo, igualmente real para mí, hasta en el último detalle, tal y como las dimensiones de un cuarto lo son para ti. Yo proyecto, o me imagino, este espacio, y es igual a como otros, como yo, están proyectando el espacio tridimensional en el cual viven ustedes.

Ustedes pueden haber escuchado que el espacio físico no es más que una forma de pensamiento o la construcción de una idea. Esto levantaría la pregunta de ¿quién es el que tiene este pensamiento? Tranquilícense. Hay entidades inmensas "pensando", de manera muy diligente, el espacio tridimensional de ustedes, manteniéndolo, con una claridad y un enfoque que no pueden ser descritos. Para muchos de ustedes, otros niveles de ustedes mismos, son parte de esto.

El espacio que concebimos es susceptible, o conducente, para la energía, al igual que una carretera es más "conducente" a los vehículos que el terreno subyacente; o que un alambre conduce mejor la electricidad que el aire que nos rodea. El espacio, por lo tanto, es un campo creado para conducir la energía. En los planos más elevados, creamos nuestro propio espacio; en el plano físico, otros niveles del propio ser de ustedes crean el espacio físico en el cual ustedes viven. Y es a la vez un campo unificador y uno separador: unificador, en el sentido de que permite que lo que irradiemos adentro de él pueda interactuar; y separador, en el sentido de que está organizado para que las radiaciones no se sobrepongan. Imagínense yuxtaponer unos objetos, por ejemplo, dos apoyos para libros, de biblioteca. No se mezclan el uno con el otro debido a que el tipo de energía que proyectamos mantiene sus campos separados.


Repost 0
Published by jjdiaz - en ENERGÍA
Comenta este artículo
26 octubre 2011 3 26 /10 /octubre /2011 17:48

imagesCA065F2F (2)Cualquier creencia se puede hacer realidad si es sincera y apasionada. El ser humano actúa siempre de un modo coherente con sus creencias, sobre todo con las que se refieren a sí­ mismo. En este sentido, rechazamos la información que contradice lo que ya hemos decidido creer, tanto si nuestras propias creencias y prejuicios se basan en hechos reales o en la fantasía.

No hay peores creencias que las autolimitadoras, aquellas que genera usted mismo cuando se considera incapacitado para algo. Así, por ejemplo, podría pensar que posee menos talento que otros o que los demás son, de algún modo, superiores a usted; o también podrí­a haber caí­do en la trampa, muy habitual por cierto, de venderse por debajo de sus posibilidades o de su auténtica capacidad.

Las creencias auto limitadoras actúan a modo de frenos de su potencial, le retienen, alimentan los dos grandes enemigos del éxito personal -la duda y el miedo-, le paralizan y hacen que vacile a la hora de asumir riesgos inteligentes, necesarios para el pleno desarrollo de sus genuinas capacidades.

Para progresar, para evolucionar hacia adelante y hacia arriba en su vida y en su profesión, debe desafiar continuamente sus creencias autolimitadoras; rechazar cualquier idea o sugestión relacionada con sus propias limitaciones; y aceptar como principio fundamental que usted es una persona sin límites, capaz de hacer todo lo que han hecho los demás.

En realidad, nadie es mejor que usted ni más inteligente que usted. Si a otros les van mejor las cosas se debe, en gran medida, a que han desarrollado más su talento y sus capacidades naturales, y a que han estudiado y aplicado las leyes de la causa y el efecto a su vida antes que usted. Es muy probable que pueda hacer todo lo que haya hecho cualquier otro individuo, siempre dentro de unos límites razonables.

Todo lo que se espera con confianza se convierte en una profecía infalible. Nuestra manera de pensar y de hablar sobre el futuro de las cosas nos convierte en adivinos en nuestra propia vida. Cuando se espera y confí­a que ocurra algo positivo, casi siempre se hace realidad, mientras que cuando se esperan cosas negativas, el destino no suele defraudarnos.

Las expectativas tienen un efecto extraordinario en quienes nos rodean. Lo que esperamos de la gente y de las situaciones determina, más que cualquier otro factor, nuestra actitud hacia ellas, devolviéndonos nuestra actitud, positiva o negativa, como si se tratara del reflejo de un espejo.

En su vida personal, sus expectativas respecto a lo que le rodea e incluso su futuro tienden a cumplirse y ejercen una poderosa influencia en la gente y en los sucesos, tanto para bien como para mal.

El ser humano es un imán viviente que atrae invariablemente a la gente, a las situaciones y a las circunstancias que están en armoní­a con sus pensamientos dominantes. Esta ley explica la mayoría de los éxitos y los fracasos en la vida; es tan poderosa, penetrante y omnipresente que influye en todo lo que hacemos o decimos e incluso en lo que pensamos o sentimos.

Todo lo que tiene en la vida, ha conseguido atraerlo hacía sí­ gracias a su modo de pensar y a su forma de ser. Y dado que puede cambiar estos dos factores, es decir, la forma de pensar y la forma de ser, puede cambiar también su vida.

Seguro que habrá oí­do decir en más de una ocasión: «Dios los cre­a y ellos se juntan» o «Los deseos se cumplen». Son diversas formas de expresar la ley de la atracción.

Los pensamientos son muy poderosos, constituyen una especie de energía mental que viaja a la velocidad de la luz y son capaces de superar cualquier obstáculo. Esta es la razón, por ejemplo, por la que se puede pensar en una persona, a veces desde una gran distancia, y un segundo después, suena el teléfono.... ¡esa persona al habla! Los pensamientos han establecido contacto con ella.

Por Brian Tracy


Repost 0
Published by jjdiaz - en ENERGÍA
Comenta este artículo
28 junio 2011 2 28 /06 /junio /2011 22:21

Generar Energía Curativa

 

 

imagesCA2YVA4XLa verdadera naturaleza de la curación es la de generar suficiente energía, con el fin de disfrutar plenamente de vivir la vida. La curación es mucho más que hacer una técnica, es un estado del ser, estar en paz con nosotros mismos, nuestros cuerpos, nuestras relaciones y nuestras vidas. Vamos a explorar como crear más energía curativa para mejorar la salud y la calidad de vida.

La curación es un simple retorno a la totalidad por lograr el equilibrio de la vida. Para empezar, es necesario estudiarla naturaleza de la salud y dejar de lado algunos conceptos anticuados. Durante la infancia, se les enseño que la sanidad es solo un medio para fijar y curar. Hemos aprendido que curar es una reacción a una enfermedad, algo en lo que nos concentramos solo cuando estamos enfermos. La mayoría de los métodos tradicionales de curación en nuestra cultura están diseñados para luchar y conquistar la enfermedad. Sin embargo, el fallo fundamental de estos enfoques es que se centran en curar o en hacer algo una vez que ya estamos enfermos.

Respeta los cuatro niveles de tu ser, lo físico, lo emocional, lo mental y lo espiritual.

Cuando consigues el respeto a estos cuatro niveles. Estos cuatro niveles del ser son fundamentales para la plenitud que conduce a una salud optima, la curación autentica empieza por la consecución del equilibrio en los cuatro niveles.

El primer nivel de energía curativa tiene su origen dentro de su cuerpo físico. Es el aspecto más visible de nuestro ser. Es fácil de identificar y observar los síntomas de la enfermedad física. Sin embargo, la falta de enfermedad no define un estado de salud y bienestar. Desafortunadamente, muchas personas utilizan su cuerpo como el único barómetro para determinar si están sanos o enfermos. Si no hay síntomas o dolor en mi cuerpo, entonces tengo que estar sano, ¿no? Eso es como decir “bueno”, si no estamos en guerra… ¡entonces debemos estar en paz! ¿No? ¡Falso! Pronto veremos que el cuerpo físico es solo el primero de los cuatro organismos que deben utilizarse para evaluar el estado real de salud y bienestar. La curación comienza con la toma de decisiones para cuidar su cuerpo.

Hágase estas preguntas para evaluar la relación con tu cuerpo.

¿Aprecias tu cuerpo físico? ¿Te resulta fácil de aceptar o te criticas constantemente? ¿Te avergüenzas de tu cuerpo? ¿Piensas que no consigues llegar hasta las normas establecidas de perfección que son imposibles de alcanzar? Si es así, pregúntate ¿por qué? y escribe las respuestas en un diario. Escribe a bajo la reflexión más profunda. Estas cuatro preguntas te ayudara a determinar la relación actual con tu cuerpo físico y puede ser un catalizador para poner en marcha el proceso de curación. Sea honesto con sus respuestas y asegúrese de escribirlas.

Puedes descubrir que tienes una relación muy disfuncional con tu cuerpo. Si es así, perdónate a ti mismo y empieza a aceptar, valorar, respetar su cuerpo, tal como es. La aceptación, el aprecio y el respeto cambiaran rápidamente la relación disfuncional con tu cuerpo. También puedes ayudarte desarrollando hábitos positivos para cuidar tu cuerpo y cuidar tu salud.

Algunas sugerencias de la práctica para apreciar y respetar tu cuerpo.

Haga ejercicio a diario para llevar el estímulo a sus organismos internos.

Comer alimentos nutritivos con energía, como frutas y hortalizas.

Respirar aire lleno de oxígeno para renovar continuamente tu energía.

Exponer el cuerpo a la luz del sol en pequeñas dosis de forma regular.

Duerme bien y permítete suficiente tiempo para descansar y revitalizarte.

Descubre nuevas formas de experimentar placer y comodidad.

Acepta las limitaciones físicas y ama a tu cuerpo tal como es.

 

El segundo nivel de energía curativa viene de tu cuerpo emocional. Este nivel de curación está dentro de tu naturaleza emocional. Muchas personas experimentan una relación disfuncional con su cuerpo emocional. Esto se debe a una falta de comprensión sobre la naturaleza de las emociones. Nunca se nos enseñó a mantener nuestras emociones saludables. En cambio, se nos animó a devaluar y reprimirlas, produciendo negatividad emocional. Esta relación no saludable conduce a la tensión emocional y pueda ser la fuente de muchos problemas de salud física.

La ciencia está ahora descubriendo cómo las emociones tienen un efecto directo e inmediato sobre el cuerpo físico. Es casi instantáneo y es la base de la conexión cuerpo y mente. Por ejemplo, el miedo dispara la adrenalina y hace que la respuesta de lucha o de huida ocurran en milisegundos después de que la emoción se allá disparado. Este es solo un ejemplo de como el estrés emocional mental influye en su salud física, modificando la química y el sistema inmune y la presión arterial.

¿Qué es lo que constituye una emoción positiva frente una negativa? Mucha gente se bloquea cuando se trata de lidiar con su cuerpo emocional. La razón más común es que dividimos nuestras emociones en categorías, sentimientos “buenos” y “malos” El bueno es el que hemos considerado digno de sentir. Por otro lado el malo son las emociones que no aceptamos, y que tendemos a ignorar, negar o reprimir. Es nuestra opinión de nuestras emociones naturales las que crean la disfunción en el nivel de nuestro ser.

Al juzgar las emociones como “buenas” y “malas” creamos una negatividad emocional. Tradicionalmente se nos enseñó que cuando nos sentimos buenos en algo, se amplían las emociones, entonces estamos siendo positivos. Sin embargo, si sentimos que algo no se nos da bien, se nos ha dicho que estamos siendo negativos. Esta división de bueno y malo con respeto a sus emociones produce negatividad que conduce a una disfunción.

Uno de los métodos para empezar a crear la curación que vamos a utiliza, va a ser empezar a cambiar la forma de definir sus emociones. Comience por dejar ir las emociones buenas y malas. En su lugar piense en que son emociones que se expanden y se contraen. Por ejemplo, piense en la respiración y pregúntate ¿es buena la inhalación y mala la exhalación? No tan solo lo que debe de hacer es respirar correctamente, y lo mismo sucede con sus emociones. Trabajan juntas se expanden y se contraen para guiarle y protegerle a través de su vida. Al dejar de lado los juicios acondicionando de tu infancia darás un paso importante hacia la salud emocional y el bienestar.

La honestidad es el estado emocional más positivo del ser. Ser emocionalmente consiente de sus sentimientos sin importar si están expandidos o contraídos, estas siendo honesto acerca de cómo te sientes. Simplemente el ser honesto es la relación más positiva que puedes tener con sus pensamientos y sentimientos, por lo que conseguimos olvidar los juicios de bueno y malo, y ser honestos. El amor propio es no tener que pedir disculpas por cómo te sientes honestamente, es un estado de honrar a sus pensamiento y sentimientos. Esta honestidad es una forma de desarrollar su auto respeto.

Todas las emociones son acerca de su vida y tienen un efecto de retroalimentación. Cada emoción es un mecanismo de retroalimentación natural para obtener una mayor comprensión de cómo se está construyendo su vida. Tienen el propósito de proporcionar orientación sobre su viaje por la vida. La mejor manera de respetarte a ti mismo es ser honesto con cómo se siente emocionalmente. Solo entonces puede cambiar. Negar las emociones que tenga en su vida puede hacerte daño. Cuando se piensa en un área de tu vida que no está funcionando de la manera deseada, de esa misma forma se sienten las emociones engarrotadas, las áreas que están funcionando bien se sienten más expandidas.

Si sientes rabia, a continuación, se enoja. No trate de convencerse de que no lo estás. Siéntelo, exprésalo y veras con después vuelve a ser libre a sentirse feliz de nuevo. La honestidad emocional es la forma más poderosa y positiva de liberar sus emociones. Sin embargo si usted niega su ira, puede atraer a todo tipo de experiencias negativas, todo en nombre de tratar de “ser positivo”. Nunca más trabaje de negar lo que está sintiendo sinceramente. La honestidad es la mejor política y os hará libres, especialmente a nivel emocional.

 

El tercer nivel de energía y uno de los más importantes es el mental. Yo pienso que es el primero que hay que empezar a trabajar porque en realidad va a ser el que nos creara bloqueos en los otros tres niveles. La mente le cuesta muchísimo enfrentarse a todo lo que es nuevo y desconocido para ella.

Mucha personas que empiezan una terapia o alguna técnica de meditación cuando empiezan a sentirse bien es cuando se la dejan y vuelven a recaer. Yo pienso que es porque la mente se a echo adicta a sentirse mal, y es muy difícil cambiar todo eso de un día para otro.

La mejor manera de conseguir cambiar esto es tomando conciencia de cada vez que tu mente intenta engañarte, porque una y otra vez la mente te engañara para sentirse segura y confortable. Si consigues darte cuenta de esto poco a poco conseguirás caviar tu forma de relacionarte con tu entorno.

 

El cuarto nivel de energía y el más fácil de alcanzar es el espiritual, si consigues que tu nivel emocional, y tu nivel mental funcionen óptimamente, el espiritual lo alcanzas sin ningún esfuerzo, a partir de ese momento consigues ver todo tu mundo que te rodea con otros ojos, a partir de ese momento te das cuentas que tu cuerpo a dejado de sufrir y formas uno con el universo, vibras con el universo, y el dolor y el sufrimiento ya no consiguen entrar a dañar a tu ser interno.

Con este artículo espero haberte hecho consciente de todo esto y consigas así, mejorar tu calidad de vida.

Repost 0
Published by jjdiaz - en ENERGÍA
Comenta este artículo