Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

PENSAR

"No estás separado del Todo. Tú eres uno con el sol, la tierra, el aire. Tú no tienes una vida, tú eres la vida."

  

Eckhart Tolle

 

 

ENERGÍA, LUZ E INFORMACIÓN

Todos nosotros estamos formados por células; éstas a su vez por moléculas y las moléculas son vibración de la energía que fluye en todo el universo.

 

Archivos

FRASES

Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta.

Carl Young

 

"La incertidumbre de las cosas no despierta miedo en quien está en la conciencia de la Unidad, pues está seguro de sí mismo. La voz de la verdad interior dice: Abrazo a lo desconocido porque me permite ver nuevos aspectos de mí mismo."

Deepak Chopra

VIDEOS

 

 

 


 

Categorías

11 febrero 2014 2 11 /02 /febrero /2014 18:39

Cambiar, cambiar y cambiar

CAMBIAR.jpgConstantemente la vida nos pide cambiar. Nos es raro que las voces de los amigos de vez en cuando nos lo pidan y no falta quien, molesto con nosotros, quiera imponérnoslo como condición para seguir en una relación afectiva o en un trabajo. Muchas veces no entendemos esas señales; no estamos en contacto con nosotros mismos; no notamos lo que nos sucede. En otras, el cambio nos asusta porque desconfiamos de lo que viene.

La realidad es que cambiar es natural, pero la cultura al proponernos maneras de vivir que nos alejan de nuestros verdaderos sentimientos, lo prohíbe como si fuera algo peligroso. Así, lo que se promueve es quedarse fijos en una manera de pensar o de vivir. Lo doloroso es que cuando detenemos nuestro desarrollo y permanecemos atados a una pauta de comportamiento, el amor se pierde. Nos volvemos rígidos o intolerantes, nos enfermamos.

Afirmar que alguien siempre ha sido así es una sentencia que produce sensación de solidez y de seguridad. Por el contrario, miramos con desconfianza a las personas que pueden cambiar de perspectiva. Por ejemplo, si alguien ha creído algo y lo ha formulado en público, tiene que casarse con esa idea. Pero si lo piensa mejor, adquiere nuevas informaciones y cambia de opinión, lo más probable que ocurra es que la gente diga que esta persona no es confiable.

Curioso: en general, se le tiene mas confianza a quién nunca cambia aunque las circunstancias así lo requieran que, a quien gozando de una buena visión, se adelanta a las situaciones y vislumbra las nuevas posibilidades.

Nuestro desarrollo desde luego se alimenta del cambio. Pero las creencias como aquella que afirma que es mejor bueno conocido que malo por conocer, o las advertencias como “para qué probar si no hay nada nuevo bajo el sol”, hacen que la incertidumbre se perciba como peligrosa y que cambiar sea una fuente de ansiedad. Así, el camino de la transformación se vislumbra como desconocido y difícil.

Cuando percibimos que el matrimonio nos incomoda; que vivir en la casa de los padres nos limita; que el trato que el jefe nos da nos incomoda; que el trabajo ya no es estimulante; que necesitamos un cambio; lo que automáticamente se nos viene a la cabeza es que estamos ante una crisis. Sabemos, o mejor, suponemos que estamos en problemas y que el futuro será peor que el presente.

Sin embargo, es inevitable cambiar. ¿Cómo hacerlo sin destruir nuestro pasado, sin negarnos, sin recurrir a la idea de que somos inmaduros o torpes?

No es raro oír, en la consulta: “Acabo de comenzar una relación y tengo la sensación de estar haciendo lo mismo que hice en las anteriores. Todo parece muy bien, cuido al otro, hago todo lo que él necesita, me he vuelto indispensable para su vida.” Desde luego se sienten felices. Pero la persona me explica: “lo que temo es lo que siempre me pasa, después depende tanto de mí que yo mismo ya no puedo admirarle. Siempre hago lo mismo, no tengo remedio, siempre daño mis relaciones.” Este es un relato que puede corresponder a un hombre o a una mujer, a un joven o una persona de la tercera edad.

Lo que sucede es que las personas están atascadas en formas de relación que aprendieron cuando hicieron la conquista y al encontrarlas útiles y exitosas, no se atrevieron a cambiar. Pero luego esa relación se convierte en una trampa para ambos: uno tiene el hábito de encantar haciéndose necesario y el otro tiene la costumbre de perder su autonomía cuando lo adivinan.

Para pasar del encantamiento al amor tendrán que arriesgarse a cambiar. El amor no sobrevive a la pérdida de la autonomía ni a la pérdida de la admiración.

Cambiar, tiene que ver con explorar las infinitas posibilidades que cada situación tiene para resolverse; tiene que ver con aceptar que una vez iniciamos el cambio, nos volveremos más creativos y estaremos en verdadero contacto con nosotros y con los otros.

Tiene que ver con reconocer que somos nuestra propia fuente de recursos y que ellos se despliegan generosamente cuando somos profundamente honestos y congruentes, tiene que ver con tomar el riesgo de hacer algo que nunca hemos hecho antes, o hacer las mismas cosas de una nueva manera.

Pero sobre todo, cambiar tiene que ver con ser sensibles a lo que somos y a lo que podemos ser, a lo que otros son y lo que pueden ser. La famosa terapeuta Virginia Satir nos invita a vivir en esa sensibilidad y en esa confianza cuando afirma: “Yo creo que el regalo más grande que puedo recibir de los otros es ser vista, oída, entendida y tocada por ellos; el mejor regalo que yo puedo ofrecer es ver, oír, y tocar al otro pues cuando eso ocurre siento que el contacto se ha hecho.”

Cuando hacemos contacto con lo que somos, cuando nos encontramos con nosotros mismos, cuando entendemos que nuestro pasado no es igual a nuestro futuro, aceptamos que el cambio es maravilloso y la vida puede fluir.

por María Antonieta Solórzano

 

 

 

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
29 junio 2013 6 29 /06 /junio /2013 07:40

AMOR-Y-RAZON.jpg¿Tener la razón, o hacer el amor?

por Santiago Pando

Es hora de elegir: ¿tener la razón o hacer el amor? Seguir encarcelados o liberarnos. Sostener la mentira oficial o prender la luz de la verdad.

Tener la razón es la guerra de los siglos y siglos donde todos perdemos. Es la falsa idea de que estamos separados entre nosotros y el Creador.

En cambio, hacer el amor es unirnos con el presente divino.

Ser feliz y estar en paz es hacer el amor. Ayudar al prójimo es hacer el amor. Agardecer el ahora es hacer el amor. Ver en el prójimo la divinidad es hacer el amor.

Ver el sexo como sagrado es hacer el amor. Tocar a Dios es todo menos un pecado.

Sentirte culpable es tener la razón. Arrepentirte es tener la razón. Hablar mal de los otros es tener la razón. Vivir con miedo es tener la razón. Hacer de la vida una lucha es tener la razón. Adorar al dios del dinero es tener la razón. Hacer de la mentira lo políticamente correcto es tener la razón. Crucificar cada año a Jesús es tener la razón.

La razón es el clavo que sostiene el Cristo muerto en la cruz de la cabecera. Es la que nos crucifica los sueños.

Hacer el amor es lo opuesto a tener la razón. Jesús habló de amor, no de miedo. Hablo del poder del perdón, no del castigo del pecado. Nos dijo que la verdad nos hace libres.

Y la verdad es otra a la razón.

Una se comparte, la otra se regatea. Una nos abraza, la otra nos juzga. Una nos libera, la otra nos sentencia. Una nos da fuerza, la otra nos da miedo. Una nos conecta con el universo entero, la otra nos separa de nuestra esencia espiritual.

 

Estar presente en el ahora es hacer el amor. Somos Dios en uno.

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
14 febrero 2013 4 14 /02 /febrero /2013 22:38

EL SEXTO SENTIDO

 EL-SEXTO-SENTIDO.jpg

¿Sabias que el sexto sentido existe y lo tenemos todos?

Efectivamente existe, es uno más de los sentidos que la vida nos otorga cuando nacemos, por ello tenemos que tratarlo como uno más, aprendiendo toda aquella información que nos ofrece, al igual que aprendemos a guiarnos de los cinco sentidos restantes.


 ¿Por que dudamos del sexto sentido?

Sencillo, porque es el único que no vemos, debido a que en esta sociedad en la que vivimos nos han enseñado que lo que no podemos ver no existe ni es real, desgraciadamente lo dejamos a un lado y perdemos todas las ventajas que nos otorga.


 ¿Como podemos saber su funcionamiento?

Para saber el funcionamiento de nuestro sexto sentido primero tenemos que hacer repaso de los cinco que ya conocemos.

 Tenemos la vista, que a demás de mostrarnos las maravillas del mundo y aquello que no es tan agradable, es una alerta constante y permanente hacia los peligros. Nosotros podemos ver un fuego a la lejanía y ello nos indica peligro, cuando los demás sentidos no pueden comunicarse con nosotros, como sería el olfato, pues no llega el olor aún a nuestra pituitaria.

 El olfato nos indica, a demás de los placeres que producen los perfumes y olores agradables, que puede haber una fuga de gas, la cual no vemos ni escuchamos, nos vuelve a poner en alerta de una situación de alarma.

 El gusto nos avisa de aquello que nos es desagradable de sabor y que probablemente puede ser tóxico para nuestro organismo. Hace una función que la vista y el oído no podrían, nos vuelve alertar.

 Gracias al oído podemos escapar de una situación de peligro solo por el hecho de escuchar el estruendo o sonido fuera de lo normal, lo cual hace que nuestro cuerpo este alerta y dispuesto a salir del sitio donde estamos antes de que eso que hemos escuchado se acerque a nosotros, como puede ser una estampida.

 No menos importante es el tacto, que nos indica que nos podemos quemar ante una fuente de calor que no podemos ver, oler, escuchar ni oler, pero ahí esta el tacto, cuando nos acercamos al objeto nos dice de nuevo peligro.

 Como ves, todos son individuales y complementarios, por ello cuando perdemos un sentido los demás se agudizan para estar más alertas y suplir el espacio en blanco que nos ha dejado del que ya no disponemos. Todo esto es normal en nuestra vida cotidiana y llega a ser tan habitual que olvidamos para que nos lo fueron dados.

 Al actuar en las cosas que vemos y sentimos los damos por ciertos porque es lo que nos han enseñado.


 ¿Pero… que pasa con el sexto sentido?

¿Por qué nadie nos ha dicho que existe y que lo necesitamos?

Sencillamente porque no lo vemos.

Pero sin embargo el hombre no solo es lo que vemos. Estamos compuestos por energía, nuestro cerebro da ordenes que nosotros ignoramos continuamente, como puede ser que funcionen todos nuestros órganos a la perfección, que se nos curen las heridas o lo que es más impresionante para mi, crear una vida humana sin tener conciencia que algo superior a lo que conocemos está trabajando para nosotros, para que ese bebe salga perfecto.

 Los científicos han descubierto que utilizamos una parte muy insignificante del cerebro y aunque pasaran mil años no terminaríamos de descubrir su funcionamiento.


 Entonces…¿por qué no reconocer desde el principio que el sexto sentido existe?

Con todo esto llegamos a la conclusión que el sexto sentido es tan importante como los otros, es el que nos avisa de aquello a lo que el resto no tiene alcance, es el que nos hace tener una corazonada tanto para lo bueno como para lo malo, es aquel que nos ha llevado hacer algo en un momento determinado sin saber por que, pero que los resultados han sido positivos.

 Su comportamiento sigue siendo igual a los cinco anteriores, es individual y complementario a la vez.

 No podemos ignorar esto, sería como no querer ver, oír, oler, disfrutar del placer del paladar o del tacto. Este temido sexto sentido que intentan catalogarlo como algo sobre natural, nos da el regalo de saber actuar ante las personas y situaciones, que nos avisa cuando nos da la corazonada de que algo no va a salir bien.

 Aprendamos de él, pues hará que tengamos muchas oportunidades y satisfacciones en la vida.

Inma Blanco

 

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
3 agosto 2012 5 03 /08 /agosto /2012 16:53

 

1-VACIO.jpgPRINCIPIO DE VACIO

Usted tiene el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabe cuándo) podrá precisar de ellos?

 


Usted tiene el hábito de juntar dinero sólo para no gastarlo, pues en el futuro podrá hacer falta?.

Usted tiene hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo?

Y dentro suyo?...

Usted tiene el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas y miedos?

No haga eso. Es anti-prosperidad!!!

Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a su vida.

Es preciso eliminar lo que es inútil en usted y en su vida, para que la prosperidad venga.

Es la fuerza de ese vacío que absorberá y atraerá todo lo que usted desea.

Mientras usted esta material o emocionalmente cargando cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades. Los bienes precisan circular.

Limpie los cajones, los placares, el cuarto del fondo, el garaje. Dé lo que usted no usa más.

La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra su vida.

No son los objetos guardados que estancan su vida, sino el significado de la actitud de guardar.

Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia.

Es creer que mañana podrá faltar, y usted no tendrá medios de proveer sus necesidades.

Con esa postura, usted está enviando dos mensajes para su cerebro y para su vida:

* Primero, usted no confía en el mañana y,

* Segundo, usted cree que lo nuevo y lo mejor no son para usted, ya que se alegra con guardar cosas viejas e inútiles.

Deshágase de lo que perdió el color y el brillo y deje entrar lo nuevo en su casa y dentro suyo!

SE BASA EN UNA LEY DIVINA Y ES REAL. REGALATE COSAS NUEVAS, DEJA FLUIR TUS SENTIMIENTOS Y PRACTICALO A DIARIO, VERAS COMO POCO A POCO "TU VIDA FLORECE AUN EN OTOÑO" CONFIRMALO TU MISMO HACIENDO EL VACIO. RECUERDA QUE EL PRINCIPIO DEL CAMBIO VIENE DE CADA UNO DE NOSOTROS!!!

De Joseph Newton

 

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
13 abril 2012 5 13 /04 /abril /2012 20:06

 

22-IMA.jpgA tí que estás confundido me dirijo.

Si estás frustrado, si estás preocupado, si crees que te hace falta algo para ser feliz, si crees que tu vida no es como quisieras que sea, entonces a ti te estoy hablando.

Ha llegado la hora que abandones tu confusión y comprendas: tu valor no radica en tus logros, ni tus logros son una medida de tu valor.

Deja de responsabilizar a las circunstancias de tu vida por tu grado de plenitud.

Ser pleno es tu estado natural, es tu confusión la que te impide darte cuenta lo feliz que ya eres.

Eres un humano divino creando la magia de ser tú, sólo por ese hecho eres una sagrada obra de arte, digna de ser admirada.

Comienza a admirar la obra que eres, en ello radica tu grandeza. Eres la escultura y el escultor, el cincel es tu intención y la roca la existencia.

Deja de quejarte por la existencia y comienza a explorarla y bendecirla, pues ella te permite manifestar tu magnificencia. Sólo del reconocimiento y aceptación de las circunstancias de tu vida, podrás descubrir la gloriosa escultura que permanece dormida en tu interior, esperando ser revelada por la habilidad de quien la esculpe.

Ese escultor eres tú, amado humano confundido, que olvidas tu divinidad y te distraes creyendo que un trabajo, una cuenta corriente, una pareja, un automóvil, un cuerpo sano o experiencias místicas te darán lo que posees por derecho propio: tu valor.

Quizás a los ojos del mundo, existan personas más exitosas, más valiosas, merecedoras de mayor admiración que otros. Quizás a los ojos del mundo, existan vidas más importantes o atractivas, si quieres seguir viviendo anestesiado por la voz de la masa, sigue pensando que tu vida no es lo que debería ser o que carece de brillo.

Pero si tu intención es despertar de la hipnosis colectiva, entonces mira a tu alrededor y descubre la perfección de la creación, descubre que el universo funciona en base a equilibrios y que la naturaleza nos regala infinidad de manifestaciones.

Comienza a apreciar lo hermoso que es ser tú, lo extraordinaria que es tu vida y lo valiente que eres si te atreves a encontrar el verdadero valor del Ser, valor tan distorsionado en el mundo actual por el valor del tener y hacer.

Cada ser humano es extraordinario, cada vida es un Universo, cada historia personal una aventura.

Sé que te confundes, pues yo misma lo hago frecuentemente, por eso me atrevo a cruzar el espacio y el tiempo, me acerco a tu lado, tomo tu mano y mirándote con admiración y amor te digo al oído: ¡Despierta!

Para sentirte pleno sólo necesitas prestar un poco más de atención a las bendiciones que te rodean y que en ocasiones tanto desprecias fijando tu atención sólo en aquello que supuestamente te hace falta para ser feliz.

 

 

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
30 marzo 2012 5 30 /03 /marzo /2012 22:05

EL PROPOSITO DE NUESTRA VIDA

1VIDA.jpgNos preguntamos constantemente “¿Porqué estoy aquí? ¿Cuál es el propósito de la vida? 

“El propósito de la vida es ser parte de ella, ser su creador, iluminarla. No hay otro destino, sino vivir y permitirte ser cualquier cosa que desees, mientras la vida se despliega dentro de ti, momento a momento. Y sabe que, cumpliendo ese propósito, posees la libertad ilimitada para convertirte, hacer y ser cualquier cosa que desees.”(Ramtha, El Libro Blanco)

Nos pasamos la vida en buscar el propósito allí fuera, buscamos en nuestro alrededor, nos dejamos influenciar por las opiniones de los demás, nos dejamos decir lo que es bueno y malo para nosotros mismos, buscamos en terapias alternativas, buscamos en libros, buscamos en todas partes, pero olvidamos  de la única parte dónde se encuentra nuestra respuesta: en nuestro interior, en nuestro amor incondicional, en nuestra auto-aceptación, en nuestro ser, nuestro alma, nuestro espíritu.

Si es así, la única manera de encontrar lo que buscamos, es empezar a entrar en nosotros mismos. Una de las herramientas más poderosas para ello que tenemos es la Consciencia. Cuando empezamos a ser conscientes de nosotros mismos, es decir, cuando seamos realmente consciente de las palabras que usamos al hablar y pensar, de nuestras actitudes, nuestros comportamientos, nuestros hábitos, nuestras emociones, nuestras maneras de vivir, nuestras opiniones... es decir, de todo nuestro ser en el todo, es cuando realmente empezamos a conocernos. Y es un paso fundamental para empezar a amarnos a nosotros mismos. Cuando eso ocurra, es cuando ya no buscamos la respuesta allí fuera, cuando ya no nos importa la opinión de nuestros seres queridos, porque sabemos simplemente quienes somos y porqué estamos aquí, y qué es lo que queremos. Con ello, creamos nuestra propia realidad afín a nuestra alma, a nuestro ser más profundo. Pero para llegar hasta allí, tenemos que empezar a mirar hacia adentro. 

Este es un viaje de aventura, un viaje a lo desconocido para descubrir cada día nuevas cosas, emocionantes o no tanto, pero siempre sabiendo que todo lo que nos vamos a encontrar nos pertenece a nosotros mismos, que es parte de nuestra alma y estamos en el camino descubriendo la esencia más profunda, más pura y más hermosa de nuestro ser.

Como en todos los viajes de aventura, hay que superar pruebas y muchas veces hay que superarse a si mismo. Quizás ese es la parte que más asusta a las personas, pero al fin y al cabo, todo lo que vemos y vivimos somos nosotros mismos, y todos somos parte de todos, todos somos uno. Entonces quizás eso nos hace más fácil de emprender este camino para liberar las limitaciones, los sabotajes, las excusas que nos hemos auto-impuesto  y que nos ayudan para no avanzar en la vida. Al final del camino, uno se da cuenta que este viaje realmente vale la pena y la recompensa en forma de libertad auténtica, amor incondicional, paz interior y una luz brillante que nos acompaña en todo momento.

“No hay mayor propósito en la vida que vivir por el amor y la realización del ser. Y eso sólo puede alcanzarse participando en esta vida y haciendo aquello que te produce felicidad, sin importar lo que sea…. si necesitas una razón de ser, deja que esa razón sea la única cosa que estará contigo a través de la eternidad y que se llama «el amor del Yo» (Ramtha, Libro Blanco)

K. Kaiser

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
16 febrero 2012 4 16 /02 /febrero /2012 18:16

Acerca de los pensamientos, por OSHO.

Foto de Osho

En realidad, la mente no existe. La mente es sólo una apariencia. Y cuando profundizas en la mente, desaparece. Sólo existen los pensamientos moviéndose a tanta velocidad que te hacen pensar y sentir que allí hay algo que existe en todo momento. Un pensamiento llega, otro pensamiento llega, y otro y así sigue. La separación es tan pequeña que no puedes distinguir el espacio entre un pensamiento y otro. De este modo, los pensamientos se unen, se convierten en un continuo, y debido a esa continuidad crees que existe la mente. Existen pensamientos, pero no mente, de la misma forma que existen electrones, no materia. El pensamiento es el electrón de la mente. Es lo mismo que una multitud, ella existe en cierto sentido y no existe en otro, sólo existen individuos. Pero muchos individuos juntos dan la sensación de una cosa diferente, independiente: una multitud.

Los pensamientos son como las nubes, vienen y van, y tú eres el cielo. Cuando deja de haber mente inmediatamente te llega la percepción de que has dejado de estar inmerso en los pensamientos. Los pensamientos están ahí, pasando a través tuyo como las nubes cruzan el cielo. Los pensamientos pasan a través tuyo, y son capaces de hacerlo porque tú eres un inmenso vacío.

La mente es la ausencia de tu presencia. Cuando te sientas en silencio, cuando observas profundamente a la mente, la mente simplemente desaparece. Quedan los pensamientos, existen, pero no puedes encontrar a la mente. Pero cuando la mente ha desaparecido, puedes ver que los pensamientos no son tuyos. Desde luego que vendrán y a veces se quedarán un rato contigo, y luego desaparecerán. Tú puedes convertirte en su lugar de descanso, pero ellos no son creados por ti. Ni un solo pensamiento surge de tu ser, siempre proceden del exterior. No te pertenecen, son sin hogar, sin raíces, pero a veces descansan en ti, eso es todo.

Los pensamientos son como una nube descansando sobre una colina. Entonces se van por si mismos, no has de hacer nada. Si simplemente observas, sin juzgar, criticar o comentar, obtienes el control.

OSHO

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo
23 enero 2012 1 23 /01 /enero /2012 22:19

¿QUE ES EL EGO?

 

345EGO.jpgLlamamos EGO, a nuestros defectos, pasiones, ira, orgullo, gula, envidia, lujuria, venganza, etc., etc., etc., y todo aquello que cargamos en nuestra psiquis, que nos domina nuestra personalidad por completo, haciéndonos esclavos de si mismos…

Para mayor explicación diremos que el humano solo utiliza un 3% de su conciencia, el otro 97% esta embotellado en el Querido Ego, el lo mantiene dentro de si, sin poder salir y ser libre; en realidad aunque tu digas que eres libre porque haces lo que quieres, estas atado, esclavo de eso que llamamos Ego…
Ser libre en verdad no es eso, la verdadera libertad es no tener ataduras a este mundo ni a nada… eso es la verdadera felicidad, cuando eliminamos ese Ego, somos felices porque estamos con Dios, reinando en su infinita felicidad…
Es posible alcanzar la perfección; eliminando el Ego es posible; haciéndonos 100% conscientes, liberando la conciencia, esencia o alma del ego es posible…
Así mis queridos amigos, el ego, es el demonio que siempre está en nuestro hombro izquierdo, tentándonos hacer cosas malas… ya que es muy grande este demonio, robusto por el 97% de conciencia que tiene atrapada, debemos ayudar al pobre angelito del hombro derecho, que es nuestra conciencia a alimentarse, y engrandecerse con el porcentaje de conciencia que le quitemos al ego.
Si tan solo, este decadente mundo supiera que esta tierra seria un completo paraíso, si en verdad todos trabajáramos con la muerte de nuestros defectos.
Sigan todos a su Maestro Interno…
Los fenómenos fisiológicos mentales y sicológicos surgen debido a causas y condiciones. Es el agregado de estos fenómenos que es llamado ego, yo o sí mismo. Aunque intelectualmente podemos aceptar que el yo o ego es ilusorio, todavía nos apegamos a nuestras ilusiones y percibimos al yo como real. Sin embargo, si aceptamos la premisa que el yo es una ilusión y reconocemos que tenemos muchos apegos, tendremos una base sólida sobre la cual podremos construir nuestra práctica y la experiencia del vacío.

El yo o ego existe como una consecuencia de causas y condiciones, ambas en el sentido del tiempo (la continuidad del pasado, presente y futuro) y también en el sentido del espacio. Una causa no puede transformarse en una consecuencia a menos que interactúe con causas y condiciones. Estas causas y condiciones interactúan en el sentido espacial. Entonces debemos comprender intelectualmente que el yo es la consecuencia de causas y condiciones y debemos practicar para poder sentir la experiencia de nuestro ego surgiendo de causas y condiciones tanto en el sentido temporal como en el sentido espacial. Decir que el ego es una ilusión no es decir que el ego es una alucinación. El ego no es un espejismo. Decimos que el yo o el ego es una ilusión porque está siempre cambiando en relación a las causas y condiciones y a las causas y consecuencias.

Nunca permanece igual. Por ello, decimos que es una ilusión. Por esta razón, todos los fenómenos son una ilusión. Todas las cosas cambian permanentemente, evolucionan y se transforman en algo más. El yo entonces, tiene una existencia falsa incesantemente interactuando y cambiando dentro de un medio ambiente falso. La comprensión intelectual no es suficiente. Debemos comprobarlo directamente pero esto es difícil porque estamos emocionalmente apegos a la percepción del yo o ego. Esto es lo que llamamos aflicciones o molestias y la única forma de eliminar los lazos que nos unen a nuestras aflicciones y apegos es la práctica.

A través de la práctica podemos experimentar en varios niveles, que el tiempo y el espacio no existen y que el yo es una ilusión. Podemos percibir el tiempo pasando rápidamente o podemos percibir nuestro cuerpo fundiéndose con el universo.

Repost 0
Published by jjdiaz - en OTROS
Comenta este artículo